Adaptan un programa de educación comunicativa para adultos mayores con hipoacusia

Fecha: 25 de agosto 2020

En la actualidad, existe abundante literatura sobre los efectos adversos que la pérdida auditiva produce en la comunicación, la cognición y sobre aspectos emocionales y sociales del individuo que la padece. Estos efectos se exacerban aún más en población de adultos mayores, que se ven enfrentados a una serie de cambios biopsicosociales que, de nos ser abordados de manera integral, pueden repercutir no sólo en el individuo, sino que además en su entorno. Si bien en nuestro país se garantiza la adaptación de audífonos para todos aquellos adultos mayores con hipoacusia bilateral a través de las Garantías Explícitas en Salud (GES) y en teoría considera intervenciones complementarias, en la práctica muchas veces la rehabilitación se reduce solamente al aparataje auditivo.

El programa “Active Communication Education” (ACE) es un programa de intervención grupal para adultos con pérdida auditiva de todas las edades, sean o no usuarios de audífonos u otras ayudas auditivas. Este programa fue creado originalmente en la Queensland University de Australia y fue diseñado especialmente para ser aplicado en contextos cercanos a la comunidad, como centros vecinales, centros comunitarios de rehabilitación y establecimientos de atención primaria en salud (APS). El profesional a cargo de llevar a cabo esta intervención asume un rol de facilitador y moderador, quien a través de sesiones semi estructuradas, plantea al grupo situaciones clásicamente complejas para personas con pérdida auditiva, y cuáles son las estrategias más comunes para afrontarlas. Por otro lado, el grupo es quien debe compartir, discutir y reflexionar sobre la eficacia de estas estrategias, cuáles de estas han sido utilizadas de manera inconsciente y de manera espontánea por ellos mismos, cuáles han sido más útiles y qué otras formas de enfrentar una determinada situación existen.

A través de un estudio exploratorio de cohorte realizado en el Centro de Salud Familiar (CESFAM) Algarrobo de la Región de Valparaíso, el equipo de investigación realizó una primera adaptación del ACE para poder ser piloteada, introducir nuevas adecuaciones con base en los comentarios y experiencias de un grupo piloto de adultos mayores y de un profesionales externo que tuvo la oportunidad de aplicar el programa. Con todas las adecuaciones ya realizadas, se probó la versión final de la adaptación en un grupo de 30 adultos mayores con hipoacusia y se compararon los resultados con un grupo de 36 adultos mayores de características similares como grupo control, todos con pérdida auditiva y a la espera de su audífono del programa GES.

“Nuestro estudio no sólo permitió adaptar el programa original desde el punto de vista lingüístico y cultural para facilitar su utilización en población nacional, sino que además dejó en evidencia los beneficios que este tipo de intervenciones tiene sobre aspectos funcionales de la audición, así como también sobre los efectos sociales y emocionales que la pérdida auditiva puede producir, principalmente en adultos mayores” acota Anthony Marcotti, académico de la carrera de Fonoaudiología UC. 

Dentro de los resultados, se pudo evidenciar que la adaptación del ACE produce mejoras en aspectos funcionales de la audición, tales como la detección e identificación de sonidos, inteligibilidad del habla en ambientes silenciosos, desempeño auditivo en presencia de ruido de fondo y localización sonora. Además, se producen mejoras significativas sobre otros efectos negativos de la pérdida auditiva, como la frustración, vergüenza, aislamiento social y limitaciones tanto personales como sociales. Esto último se produce debido a que las sesiones de este programa son grupales y permiten la incorporación no sólo de los usuarios con pérdida auditiva, sino que además de sus acompañantes, personas con las cuales los adultos mayores mantienen la mayor cantidad de interacciones comunicativas significativas.

Este estudio comenzó el año 2016 como proyecto de tesis de magíster del académico Anthony Marcotti y el fonoaudiólogo Sebastián Rivera, académico de la universidad Santo Tomás de Viña del Mar. Durante la realización del trabajo, se incorporó el académico Eduardo Fuentes, también de la carrera de Fonoaudiología UC, quien ya contaba con experiencia y proyectos similares en el área de la rehabilitación auditiva en adultos mayores. También se incorporó al equipo el académico de la Université de Montréal Adrián Fuente y una de las autoras del programa original, la investigadora Louis Hickson de la University of Queensland. Después de varios años de trabajo, la adaptación oficial se encuentra terminada y disponible de manera gratuita a través de la página oficial del programa en el portal de la University of Queensland (https://shrs.uq.edu.au/active-communication-education-ace) y los resultados se encuentran publicados en la International Journal of Audiology (https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/14992027.2020.1740801).

“La pérdida auditiva debe ser abordada de manera integral en establecimientos de APS. Las características propias de estos establecimientos mejoran la adherencia a distintos tipos de intervenciones, facilita el acceso por su cercanía geográfica y permite un abordaje mucho más directo e integral al incorporar el contexto real de la persona con pérdida auditiva. Claramente es un desafío comenzar a descentralizar las prestaciones audiológicas de los centros hospitalarios, pero nuestro país ha dado los pasos correctos en esa dirección a través de la implementación de las Unidades de Atención Primaria en Otorrinolaringología (UAPORL). Esperamos que el programa ACE pueda ser una herramienta de utilidad para los colegas que se están incorporando paulatinamente a las UAPORL a lo largo del país y para los audiólogos en general que estén dispuestos a abordar de la pérdida auditiva de manera más integral”, comenta además Marcotti.

Actualmente, el proyecto continúa con la realización de un ensayo clínico aleatorizado que se lleva a cabo en varios CESFAM de la Región Metropolitana y de la Región de Valparaíso, y que está siendo financiado por el Fondo Nacional de Investigación en Salud (FONIS) entregado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, el cual entregó un total de $60.000.000 para su ejecución. El financiamiento ha permitido mejorar algunas de las limitaciones en el estudio previo en relación con algunos aspectos metodológicos. El objetivo del proyecto es determinar los beneficios del programa ACE en la adherencia al uso de audífono por parte de los adultos mayores beneficiarios del GES, además de identificar otros aspectos relacionados con la funcionalidad auditiva de esta población, tales como procesamiento auditivo, depresión, aspectos cognitivos, calidad de vida, entre otros.

Noticias Relacionadas

Síguenos también:

Pontificia Universidad Católica de Chile 2020

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.